Boda Ori + Ricardo – Valencia

 

En muchas culturas del mundo, la frase ¨echar raíces¨ está orientada a las personas que se mantienen en un solo sitio que no emigran o que deciden casarse y tener una familia. Esta última es el ejemplo perfecto para Oriana y Ricardo. Una boda perfecta que estuvo cargada de dedicatorias, risas, lágrimas, y promesas de hijos tan numerosos como un equipo de baloncesto.

Una regeneración perpetua es la palabra clave de lo que significa echar raíces, ya que el árbol está cargado de fuerzas sagradas, brota, pierde las hojas y las recupera, y por consiguiente se regenera; muere y renace innumerables veces, así es el amor.

El árbol crece arraigado a la tierra y asciende al cielo. Su tronco soporta el viento fuerte, la tormenta y la fuerza del sol. Se nutre de la tierra, del aire, el agua y la luz solar; así son Oriana y Ricardo, un árbol. Desde mucho antes de su boda, ellos habían comenzado como una pequeña semilla, fueron regándola con detalles, luego fueron creciendo hasta llegar a crear una relación tan fuerte como un samán.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • anillo
  • buquet
  • camara
  • corbatin